lunes, 19 de agosto de 2013

À sept lieues chaussures...

Para reinflamar vida en este blog moribundo otrora actualizado, comenzaré a hablar de mi primera experiencia en el arte del calzado.
Harto de usar zapatillas científicamente diseñadas para romperse a los pocos meses, tener que comprarse otras y así alimentar una oscura industria de chicos esclavos en talleres, me propuse diseñar mi propio calzado; que pudiese usarlo para los Eventos Medievales pero que pudisese también usarlos para la vida. Quizás hasta casarme con ellos :'D En fin.

Materiales Básicos Usados:
  1. Cuero de suela
  2. Cuero 
  3. Plancha de hierro de 2mm
  4. Remaches de hierro
Ahhh porque no serán zapatos ordinarios de cuero, de esos que todos hacen en una noche y parecen bolsas de cuero. Será calzado con suela de hierro de 7 leguas.

 
  

Las siluetas fueron recortadas en el cuero y la chapa usando de base una plantilla y mi propio pie. A diferencia de las zapatillas, el tamaño debe ser ceñido. Sobrará poco o ningún espacio.


 Detalle no menor; La suela de hierro consta de dos partes, la puntera y el resto. Eso es para que la planta pueda articularse luego.

Los remaches unirán las dos suelas de hierro y cuero, así como el cuero de la estructura del zapato. Mi segundo error fue dejar tanto espacio entre cada remache; luego el cuero tenderá a levantarse allí. Debe haber poca distancia entre los remaches.
Cortaremos también rectángulos de cuero que irán formando la estructura del zapato.





Remachamos las 3 piezas, la suela de hierro, la suela de cuero y luego el rectángulo de cuero.



 Traté de usar luego una horma de madera para tener alguna noción de cómo ir cosiendo el cuero. La horma es varios números más grande de lo que calzo, por lo que su utilidad fue más bien nula. La única regla será que el zapato debe ser ceñido, a diferencia de la zapatilla aquí no hay paredes de algodón gruesas y acolchadas sino cuero delgado.


Llegamos así al prototipo 01, diseño simple y cordón para atarlo. Defectos que tuvo; me quedaban demasiado grandes y el cuero estaba demasiado suelto, tendía a abolsarse.




Tuve que descoserlo para añadirle más remaches, porque el cuero tendía a levantarse allí. Y de paso le hice un nuevo diseño de costura.







Y así queda el modelo final 2.0  Con un diseño más urbano, con sus lenguetas laterales. Además del corte que le hice al frente para que el cuero no se marcara tanto luego.
Ahora, lo más importante.

COMODIDAD. O sea, estás pisando sobre remaches y hierro. Realmente debo ponerles aún plantillas, pero sí los he probado, son muy cómodos, tan cómodos como puede ser una cosa con suela de hierro.
Pesados y al mismo tiempo livianos.
Resbalan mucho sobre la loza, me imagino que sobre el pasto lo harán más.

Y esto es todo por ahora, queridos, luego seguiré actualizando.

Sin otro particular,

mr. Nemo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada