sábado, 20 de febrero de 2010

Balista paso 3

Buen día armeros-neo-medievales-internautas.

Continuando con el paso 3; las ruedas.

Materiales:
-tablas de madera gruesa (yo use madera de pino y unos pedazos del mismo grosor para completar)
-bulones (una docena al menos, con un par de arandelas por cada uno y cabeza hexagonal) y otros tantos, más pequeños con cabeza para madera.
- cuatro tornillos largos de cabeza hexagonal.
-un rectángulo de madera gruesa y resistente.
-un par de metales en V, yo use unos que creo eran algo así como una estantería. Ya estaban clavados en una tabla, muy práctico.
-dos tubos metálicos, uno debe poder introducirse dentro del otro y ser un poco más largo. Ni que mencionar que deben poder soldarse.
-dos chapas cuadradas, no es necesario que sean muy gruesas.
No brindo ninguna medida de los materiales, ya que son proporcionales a las medidas que cada uno le vaya a dar, tan solo aconsejo que los tubos que unan las ruedas sean largos, porque sino la balista se podría tambalear.

Por supuesto; soldadora eléctrica y agujereadora.

Comenzando; primero hay que construir dos ruedas.
Al principio pensé en comprarlas; pero eran muy caras. Después opte por comprarlas en una chatarrería, pero las que encontré estaban muy dañadas y eran muy pequeñas.
Así que no quedo otra opción; había que construirlas.
Encontré una circunferencia de madera, eran dos maderas de árbol desconocido unidas por unas maderitas. Así que las use como medida para hacer otra rueda; busque tablas y tablitas del mismo grosor y las marque con lápiz.
Luego procedí a cortar con serrucho y alisar con lima.


Posteriormente ponemos dos tablitas por rueda y las ajustamos con los bulones, como verán en una rueda hay cuatro maderas de distinto tamaño y en la de color más oscuro tan solo dos, así que también el número de bulones que le pongan se condiciona por esos detalles.


Ahí ven los metales en V que use, y como notaran eran de algún tipo de estantería o soporte.
Traten de usar algo resistente, de lo contrario podría ocurrir alguna desgracia.
Debajo de las maderas blancas esta el rectángulo/cuadrado-chueco donde las fije, debe ser algo más grueso que la viga que usamos de cuerpo, por supuesto.
Esta madera es muy dura, aunque ni siquiera soy un neófito reconociendo maderas, así que no puedo dar detalles de su naturaleza.
Ubicamos el centro exacto de cada rueda con ayuda de las matemáticas, geometrías o con un centímetro, como hice yo. Y luego de agujerear las chapitas las fijamos con pequeños bulones.
Luego viene un proceso que da bastante trabajo; soldar cada extremos del tubo más fino a las chapitas y soldar el tubo más grueso a los metales en V. el verdadero desafío es soldar las ruedas, luego no hay problema.
Asegúrense totalmente de que está bien soldado, no escatimen electrodos. Porque luego podría salirse una rueda como me paso a mi…
Si tienen problemas para fijar el tubo al medio; hagan un agujero en el exacto centro de la rueda y metan un bulón por ahí, pongan alguna cosa adentro del tubo para que quede más o menos fijo en el bulón y podrán soldarle los bordes a la chapa con más seguridad.
Así quedaría la cosa;




Volteamos con cuidado la balista, agujereamos y fijamos la madera con las ruedas usando los tornillos.



Ahí tienen, ya se empieza a vislumbrar como quedara.



Si son rápidos habrán notado dos cosas;
-no mencione la rueda pequeña de atrás.
-no mencione tampoco ese rectángulo de fierros que está en la cabeza de la balista.

La rueda pequeña fue una de las últimas cosas que hice, realmente. Así que la pondré en el último paso, porque en todas las fotos que aparece la balista ya está muy avanzada.
Y de ese fierro también hablare luego, nos deja una moraleja interesante sobre la resistencia, la fuerza, la maleabilidad y la posibilidad de que algo se reviente y nos mate si esta cosa no está bien construida

Salud!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada